03 septiembre 2007

¡Una sopita de pescado, por favor!

Hay tantas sopas de pescado posibles como peces hay en el mar.
(Bien, tampoco hay que exagerar).

Aclarado esto, pues os diré que esta noche he preparado una y ha salido buenísima. Perfecta para una cena o para un primer plato al mediodía, sobre todo es útil para reciclar. Por ése es el espíritu de la sopa de pescado, y de casi todas las sopas: son como las croquetas, nacieron con espíritu de reciclaje. Nada se tira, todo se aprovecha. Hace unos días cociné un par de preciosas lubinas silvestres (sí, sí, silvestres, de verdad, de las que navegan por los mares). Pero guardé las dos cabezas en una bolsita en el congelador, y con ellas he perpetrado hoy el asunto en cuestión.

Necesitais, además de un par de ollas:

a) Pescado (en mi caso, las dos cabezas de lubina y dos pequeños lomitos de merluza)

b) Litro y medio de agua

c) Aceite de oliva

d) 1 cebolla

e) 1 tomate

f) 1 trocito de pimiento verde

g) 2 dientes de ajo

h) 1 hojita de laurel

i) Perejil

j) Un puñadito de arroz de grano largo

k) Azafrán (¡del de verdad! nada de infames colorantes)

l) Sal


Una vez tenemos todos nuestros ingredientes, ¡a funcionar esos fogones! Ya vereis qué olores más ricos salen de la marmita...

En una de las ollas ponemos a cocer el pescado con una hoja de laurel, sal y una ramita de perejil.

Mientras borbotea alegremente, agarramos una tablita y picamos la cebolla, el tomate en trocitos bien pequeños, y ese pedacito de pimiento verde -poquita cantidad, queremos darle colorido, la base del sofrito será la cebolla y el tomate-. También picamos los dos dientes de ajo.

En otro hornillo colocamos la olla en la que haremos la sopa. Simplemente cubrimos el fondo con el aceite. Ponemos la cebolla sola y el pimiento. La sofreímos a fuego bajito, hasta que se haga completamente, pero quedando clarita y tierna, sin coger tono tostado. Luego añadimos el tomate y reducimos un ratito. Finalmente ponemos los ajos, y dejamos la mezcla un par de minutos.

Entremientras, el pescado ya estará probablemente cocido, así que agarramos un plato, cuchillo y tenedor, y lo escogemos todo. Lo ponemos en bocaditos, pero sin desmigajarlo mucho, para que luego no quede una papa dispersa por la sopa, que esté un poquito entero. Guardamos en un platito el pescado y volvemos a la olla del sofrito.

Volcamos el caldo de cocer el pescado sobre el sofrito. Cuando empieza a hervir, echamos el puñado de arroz y el azafrán. Lo dejaremos unos diez minutos. Al terminar, ponemos un poquito de perejil picado en la sopa.

Nos llevamos a la mesa la olla de la sopa y el plato con los trocitos de pescado aparte, para que cada uno se sirva a su gusto. Eso ayuda además a que, si sobra sopa, no se deshaga en la olla ni se pase.

¡Bon apetit!

14 comentarios:

· · Yhebra · · dijo...

Humm, qué bien me viene esta receta, nunca he hecho sopa de pescado. Es usted toda una experta en cocina marítima, doña gata :)

amelie dijo...

un comentario: yo nunca habia visto una sopa de pescado con arroz. por aqui se le echa pan, ese que venden expresamente para las sopas, o cualquier trozo de pan ya un poco duro...ya que hablabamos de reciclar...

Gata Vagabunda dijo...

Pues la verdad es que la sopa de pescado que hace mi madre (que no es ésta) siempre llevó arroz; es, por decirlo así, "la de toda la vida". Lo que nunca pensé es que pudiera ser una costumbre casera...

Lo de los picatostes es una idea muy buena. Para mí, que no falten por ejemplo en la crema de champiñones :)

Yhebra, los gatos gustamos de especies con espinas, es cierto... aunque yo, como gata peculiar que soy, confieso cierta debilidad por otras especies sin espinas y también marítimas. Por ejemplo el pulpo, un, dos, tres...

fanshawe dijo...

Zamburiñas ;-)

He de decir que como catador oficial (el plato de la foto, sí, exactamente ese, era mi cena) me sorprendió el sabor intenso de la sopa, que, para que nos vamos a engañar, a priori, cuando vi el agüita hirviendo con las cabezas de rape pues no es que prometiera demasiado. Delicioso, en serio, y sencillo sencillo.

Amelie, estoy contigo, lo del arroz, aunque lo he visto a veces, no es algo que yo asocie con la sopa, y mucho menos de pescado. Pero en su justa medida (con cuidado de no pasarse) queda perfecto. Además, creo que con el pescado pega más que los picatostes (y soy gran fan de los picatostes).

amelie dijo...

es que si le echas pan seco o ese que venden pa la sopa (un pan negro, como un ovalo), el pan se deshace, y la sopa queda un poco mas espesa. no son picatostes. al menos en la sopa que conozco yo...

Oyros dijo...

Sí, unas cabezas de pescado flotando en una olla recuerda más un documental sobre tiburones que a una sabrosa receta de cocina.

Pero la magia de los fogones es, precisamente, transformar cosas aparentemente poco agradables en delicias irresistibles.

Por el este, a las sopas, se le tiran fideos, estrellitas, letras (que por cierto, no están todas) y demás cosas de trigo duro.

K dijo...

¡Viva el arroz en la sopa!

Mangamoncio dijo...

¡Buenas! Acabo de entrar por primera vez en tus dominios, siguiendo el hilo que dejaste en "Cuentos mínimos", y me he quedado a cuadros al ver que tu blog trata sobre gastronomía. Yo soy un gran aficionado a la cocina y al buen llantar, así que a mi lista de enlaces va derechito tu sitio virtual. Me pasaré por aquí a menudo. ¡Enhorabuena por el blog!

Mangamoncio dijo...

Al buen yantar, quería decir. Me han traicionado las dos eles...

Mangamoncio dijo...

Esteeee... Yo, otra vez. Vuelvo a rectificar: en lugar de "tus dominios" y "tu sitio virtual", "vuestros dominios" y "vuestro sitio virtual". Que acabo de darme cuenta de que sois varios los cocineros de este blog. Hala, enhorabuena a todos, en grupo.

Mangamoncio dijo...

Sí, lo sé, lo sé... ¡"varias las cocineras" y no "varios los cocineros"! Me va dar un jamacuco con tantas idas y venidas...

Gata Vagabunda dijo...

Jejeje
Pues sí, tenemos los fogones compartidos aquí unas cuantas arguiñanas. La cuestión era que nos daba pereza pasarnos las recetas por e-mail y decidimos ponerlas aquí, que siempre queda más bonito.

Bienvenido :)

PD: Yhebra, hay que dejar aquí un correo de contacto para que estos lectores cocineros nos dejen sus manjares por escrito, mmm

· · Yhebra · · dijo...

¡Bienvenido, Mangamoncio! Toma un plato y una cuchara ;)

Mangamoncio dijo...

Gracias mil. Ya me he puesto la servilleta de babero.