15 octubre 2007

Chipirones en salsa

Uno de los platos estrella de mi abuela. Veréis qué fácil es la cocina tradicional española. Si al final lo más importante es disponer de buena materia prima...


Compráis un kilo de chipirones. Con eso os dará para tres platos aproximadamente. Empezamos por la tarea más dura: limpiarlos. Coged unas tijeras y, ante todo, no los miréis a los ojos. Cortad la parte superior y conservar las patas. Sacad el resto de la cabeza, limpiad bien el chipirón por dentro y quitadle la pluma (esa especie de plastiquito transparente y alargado que tienen en la parte de atrás del cuerpo). Enjuagadlos bajo el grifo, y cortarlos en aros anchos.

Poned en una cacerola un poco de aceite, y sobre eso, los chipirones, una cabeza de ajos picadita, una hojita de laurel, sal y pimienta molida. Ahora cubrimos con vino blanco (no exageréis, cubridlos pero sin ahogarlos) y cocemos a fuego lento hasta que se reduzca el vino. Tardará una media hora. Si cuando esto ocurra los chipirones están todavía duros, poned un poco de agua y seguid cocinando.

¡Y ya está!

Servid con patatas fritas caseras o con arroz en blanco.

2 comentarios:

Gata Vagabunda dijo...

¡Buaaaa! ¡qué bueno!
Qué curioso, últimamente para los platos que pones tengo una versión alternativa, jeje... mejor; se supone que para eso es este blog, para tener un intercambio saludable de ideas...

Barbra Streisand dijo...

Gracias Yhebra por hacernos ver, una vez más, que para disfrutar de una buena comida no son precisos ingredientes exóticos ni formas de elaboración complejas.

Ay...eso me recuerda que tengo que poner en marcha algunas ideas.

besos